La vitamina D es considerada también como una pro-hormona que se produce en la piel. La vitamina D es indispensable para la vida.

Debido a sus funciones en la absorción y metabolismo del calcio, la deficiencia de vitamina D tiene consecuencias severas para la salud ósea, particularmente en el crecimiento de los niños, ocasionando raquitismo o bien disminuyendo el pico de masa ósea. En adultos, la deficiencia de esta vitamina ocasiona osteopenia, osteoporosis, fracturas y discapacidad. La deficiencia de vitamina D no se limita a enfermedades óseas y al mantenimiento de los niveles de calcio en la sangre y huesos, ya que la presencia del receptor de vitamina D ha sido identificada en un gran número de células y tejidos humanos, tales como el sistema nervioso central, el sistema inmune, el tejido adiposo, el sistema cardiovascular, la mama, el páncreas y la próstata, entre otros. A su vez, estudios sugieren que los niveles bajos de vitamina D podrían contribuir a la epidemia actual de enfermedades crónicas como diabetes tipo 1 y 2, resistencia a la insulina y síndrome metabólico, hipertensión arterial, enfermedades autoinmunes e inflamatorias como artritis reumatoide y esclerosis múltiple, tuberculosis, influenza y varios cánceres (incluyendo cáncer de mama, próstata y colon).
Estudios han mostrado altos porcentajes de insuficiencia de vitamina D en niños, mujeres embarazadas y lactantes, adultos jóvenes y adultos mayores, no sólo en países alejados del ecuador, sino que incluso en lugares soleados. Esto muy posiblemente se debe a la evasión voluntaria (mediante la ropa o el uso de bloqueadores solares) o involuntaria (trabajo) de la exposición a la luz solar. Otros factores como la coloración oscura de la piel o personas con sobrepeso y obesidad, podrían también influir en la deficiencia de vitamina D. Debido a ello asociaciones médicas alrededor del mundo recomiendan la utilización de suplementos de vitamina D.

Preventivo de la osteoporosis y de la pérdida de densidad mineral ósea. También actúa como complemento al tratamiento farmacológico de la osteoporosis. Diglet está indicado en aquellos pacientes con déficit de vitamina D, como prevención y tratamiento en estos pacientes

Diglet es colecalciferol o vitamina D3, la cual es la forma natural de la vitamina D, contribuyendo a mantener una salud del hueso en óptimas condiciones, además de ayudar a la formación de la densidad mineral ósea en pacientes con osteoporosis

El principio activo de Diglet es colecalciferol o vitamina D3, la forma natural de la vitamina D. Está disponible en dos concentraciones 400 y 1000 unidades internacionales (UI)

  • Ambas concentraciones de Diglet (400 y 1000 UI) están disponibles en caja de 30 comprimidos bucodispersables
  • En niños y adultos hasta los 50 años: 1 a 2 comprimidos de 400 UI.
  • En adultos con factores de riesgo (obesidad, fumadores) y mayores de 50 años: 1 comprimido de 1000 UI.

Diglet en cualquiera de sus dos presentaciones puede administrarse con o sin alimentos. Al ser comprimidos bucodispersables con un agradable sabor a fresa, no es necesaria la ingesta de agua