La Organización Mundial de la Salud (WAO, por sus siglas en inglés) define la rinitis alérgica como la presencia de congestión nasal, rinorrea, estornudos y prurito nasal secundarios a la inflamación de la mucosa mediada por IgE. La rinitis alérgica es la forma más común de la rinitis no infecciosa, afectando del 10 – 30% de adultos y al 40% de niños en el mundo

La rinitis alérgica es un problema que se presenta en respuesta a la exposición de la mucosa nasal a un alérgeno (sustancia que produce una reacción alérgica), ocasionando: inflamación, picazón, estornudos y obstrucción nasal, dichos síntomas se presentan rápidamente y permanecen durante todo el tiempo de exposición.
La rinitis alérgica puede presentarse de manera importante junto con otras enfermedades como:
  • Reflujo gastroesofágico
  • Faringoamigdalitis
  • Conjuntivitis
  • Sinusitis
  • Otitis
  • Asma
El tratamiento de la rinitis alérgica se caracteriza por cuatro componentes:
  • Plan educacional
  • Control ambiental de alérgenos
  • Medicamentos
  • Inmunoterapia específica
Los antihistamínicos orales de segunda generación, como Ebastina, son recomendados en todos los estadíos de la rinitis.
Alerno pediátrico (Ebastina 1mg/ml) es un antihistamínico de segunda generación que posee un efecto terapéutico rápido, intenso y sostenido, gracias a su rápida absorción y lenta eliminación. Alerno puede ser administrado una vez al día. Estudios clínicos controlados muestran que Alerno pediátrico una vez al día conduce a un alivio importante de los síntomas, el cual se percibe desde el primer día de tratamiento, entre dos y tres horas después de tomar la dosis y se prolonga hasta 5 días después de terminado el tratamiento. Se puede ingerir con o sin alimentos. La dosis no necesita ser modificada en pacientes con compromiso leve o moderado de su función renal o hepática.

Alerno pediátrico está indicado en el tratamiento sintomático de procesos alérgicos tales como rinitis alérgica estacional o perenne, asociada o no a conjuntivitis alérgica, como goteo nasal, picor de nariz, picor de ojos, lagrimeo, ganas de estornudar, urticaria crónica, urticaria y dermatitis alérgica

Alerno pediátrico es un antihistamínico de segunda generación que no cruza la barrera hematoencefálica por lo que no produce somnolencia ni sequedad en la boca, lo que permite que el paciente pediátrico continúe con sus actividades diarias

El principio activo de Alerno pediátrico es Ebastina y cada miligramo contiene 1 mililitro de Ebastina

Alerno pediátrico es prácticamente incoloro, con agradable olor y sabor a cereza. Se presenta en un frasco de PET de 60 mL de solución con vasito dosificador

  • Posee un efecto antiinflamatorio más allá del efecto antihistamínico
  • No requiere ajuste de dosis por insuficiencia renal ni por insuficiencia hepática leve o moderada

Alerno pediátrico puede administrarse antes, durante o después de los alimentos sin necesidad de ingesta de agua